Plantas de temporada

Las plantas frescas florecen al ritmo de las estaciones que impregnan con sus caracteres únicos cada hoja, cada tallo y cada flor presente en nuestros cuidados.

Respetar el lugar de origen, es dejar tiempo a la tierra para regenerarse, a las plantas para madurar y a los insectos para alimentarse.

Ningún color, olor, tamaño de planta es igual a otro. La imperfección es la naturaleza. ¡Al igual que tú, cada planta es única!

La cosecha

Cuando alcanzan la madurez elegimos cuidadosamente las plantas, que inmediatamente después de su recolecta las transformamos delicadamente a mano para que sus ingredientes activos (antioxidantes, vitaminas, oligoelementos...) se mantengan en perfectas condiciones.

La transformación

Algunas plantas están destinadas a secarse para evaporar el agua que contienen, otras pasan por la etapa de maceración (lenta infusión de la planta en el aceite para extraer sus activos), o destilación (la planta se destila con vapor en el alambique para recoger su hidrolato o aceite esencial) o incluso saponificación en frío (jabón sólido rico en glicerina vegetal cuyos activos están conservados) para obtener el producto acabado.

La fabricación

Concentrado en un bálsamo, un aceite, un jabón o una crema, tu tratamiento está listo para ser aprovechado. Es el fruto de la paciencia y del saber artesanal en armonía con la naturaleza. El tiempo y el saber hacer es la garantía de un producto ético de calidad.

¡Cada año es único por eso cada uno de nuestros productos es testigo de una historia natural especial!

Tus necesidades

Este anclaje en el corazón de la biodiversidad te permite beneficiar de un producto fabricado a partir de lo que la naturaleza nos ofrece, en cantidades razonables.

¡Una vuelta a las fuentes
esenciales que garantiza un estilo de vida sano con productos auténticos!